Mensaje de Año Nuevo desde la Resistencia en Kurdistán


KJK: mensaje de Año Nuevo desde la Resistencia en Kurdistán

Posted on 01/01/2020

Queridos compañeras y compañeros,

Les enviamos desde las zonas de lucha y resistencia, en las montañas libres del Kurdistán, nuestro amor y los más cálidos saludos de solidaridad. Más que nunca estamos decididas a construir el socialismo democrático en forma de Confederalismo Democrático como una alternativa a la modernidad capitalista. Con este espíritu recordamos a todos nuestros compañeros internacionalistas como hevala Ronahî (Andrea Wolf), Nûdem (Uta Schneiderbanger), Amara (Ekîn Ceren Dogruak), Rojvan Kobanî (Emir Kubadi), Bagok Serhed (Ashley Johnston), Kemal (Erik Konstandinos Scurfield), Avaşîn Têkoşîn Güneş (Ivana Hoffman), Aryel Botan (Mihemed Hisên Kerîm), Gelhat Rûmet (Keith Broomfield), Karker Kobanê (Rifat Horoz), Bagok Serhed (Reece Harding), Dilsoz Bahar (Kevin Jochim), Gabar Rojava (John Robert Gallagher), Rustem Cudî (Günter Hellstern), Kendal Qaraman (Mario Nunes), Gabar Amed (Jamie Bright), Agîr Şervan (Levi Jonathan Shirley), Givara Rojava (Carl Evans), Toprak Çerkez, Rodî Çekdar (Martin Gruben), Firaz Kardo (Badin Abdulhamid Mohammed Al-Imam), Cîwan Firat (Jordan MacTaggert), Amed Kobanê (William Savage), Rojbîn Agirî (Michael Israel), Berxwedan Gîvara (Ryan Lock), Kawa Amed (Paolo Todd), Demhat Goldman (Robert Grodt), Rodî Deysie (Nicholas Alan Warden), Soro Zinar (Luke Rutter), Zafer Qereçox (David Taylor), Orhan Bakırcıyan (Nubar Ozanyan) Şoreş Amanos (Jac Holmes), Canşêr Zagros (Oliver Hall), Delîl Emerîka (Jake Klipsch), Baran Galicia (Samuel Prada Leon), Kendal Breizh (Olivier François Jean Le Clainche), Baran Sason (Sjoerd Heeger), Şevger Ara Makhno, Şahîn Huseyni (Haukur Hilmarsson), Hêlîn Qereçox (Anna Campbell), Lêgerîn Çiya (Alîna Sanchez), Şiyar Gabar (Jakob Riemer), Şahîn Qereçox (Farid Medjahed), Giovanni Francesco Asperti (Hîwa Bosco), Bager Nûjiyan/Xelîl Viyan (Michael Panser), Têkoşer Piling (Lorenzo Orsetti), Sara Dorşîn (Sarah Handelmann), Andok Cotkar (Konstantin) y muchos otros y otras que decidieron renunciar a sus vidas individuales por un futuro colectivo. Los mártires son inmortales porque viven en nuestra lucha y en nuestros logros. A ellos les renovamos nuestra promesa de continuar nuestra lucha común con determinación hasta que hayamos alcanzado nuestras metas. Al mismo tiempo, recordamos a los miles de hombres y mujeres de todo el mundo que perdieron sus vidas en 2019 en las luchas por la libertad, la paz y la democracia.

Queridas compañeras y compañeros,

Otro año de lucha y resistencia está llegando a su fin y otro año nuevo nos espera. La Tercera Guerra Mundial, que las potencias hegemónicas iniciaron hace 21 años en el Oriente Medio con la conspiración internacional contra nuestro líder Abdullah Öcalan, ha continuado desde entonces y se está extendiendo cada vez más a otras regiones del mundo. La profunda crisis estructural del sistema de gobierno es evidente en todas partes, aunque las formas difieren. Esta crisis se asemeja a una conflagración que ya no se puede detener. Cada intento de las potencias imperialistas de reorganizar el mundo de acuerdo a sus intereses profundiza esta crisis y produce nuevas fuentes de conflicto. Los problemas y las crisis se refuerzan mutuamente en diferentes niveles y se manifiestan, entre otras cosas, en guerras, pobreza, desplazamientos, cambios demográficos hasta genocidios y feminicidios, colonialismo, negación de identidades y culturas, aniquilación, violencia, militarismo, destrucción ecológica y un estado desolado de los sistemas de educación y salud. El verdadero rostro de la modernidad capitalista ha sido desenmascarado. Su responsabilidad por la injusticia, la explotación, la opresión, la violencia, la guerra y la destrucción ya no puede ser oculto. La modernidad capitalista, basada en una historia de 5000 años de patriarcado y estado la dominación y la explotación, es la causa de todos estos problemas en nuestro planeta. Estos no son “desastres naturales”. La búsqueda del máximo beneficio, ganancia y poder por parte de una pequeña minoría conduce a la máxima explotación de todos los recursos materiales y valores inmateriales. A los ojos de los gobernantes todo se degrada a un objeto de explotación: los seres humanos, los animales, la naturaleza, las ideas e incluso los sentimientos. Es un proceso de manipulación y alienación en el que los gobernantes quieren imponer su verdad a todas las personas, y hacerla creíble y aceptable.

Abiertos ante los ojos del mundo, se inician golpes de Estado contra los gobiernos que no se ajustan a los intereses imperialistas o nacionales, como por ejemplo en Bolivia, Venezuela y Cataluña.O fuerzas externas tratan de instrumentalizar la ira de la población rebelde para sus propios intereses, como se puede observar en Irak, Irán o Líbano. Mientras tanto, regímenes fascistas como el régimen de Erdogan en Turquía están siendo cortejados como “socios importantes” por las organizaciones y poderes internacionales. Con el apoyo internacional, estas dictaduras pueden librar guerras de ocupación que están en contradicción con el derecho internacional, como por ejemplo contra Rojava y el norte y este de Siria. Los genocidios se encargan a organizaciones terroristas como IS y Boko Haram para que estos estados no se ensucien las manos oficialmente. Miles de vidas son sacrificadas para confiscar y saquear las materias primas. Los gobernantes ensordecen al pueblo con el nacionalismo, el fundamentalismo religioso, el sexismo y el positivismo para ocultar su ilimitada avaricia. En muchos lugares, grandes partes de la población se convierten así en partidarios y seguidores del sistema de explotación. No es una coincidencia que en estos tiempos de crisis, se pueda observar en todos los países un cambio hacia el populismo de derecha, que conduce a movilizaciones y regímenes abiertamente dictatoriales y fascistas. Para poder mantener el sistema patriarcal y capitalista dominante, que es la causa de las crisis, el Estado nacional asume cada vez más su forma extrema nacionalista-fascista, como ya lo hizo durante las crisis del siglo XX. Todos los logros y valores progresivos de la humanidad han sido suspendidos o están agudamente amenazados.

La crisis sistémica es más evidente en la escalada de la violencia sistemática contra las mujeres, el asesinato de mujeres y la opresión de las mujeres en todo el mundo. No debemos olvidar nunca que la modernidad capitalista se construyó sobre la base de la subyugación de las mujeres y la destrucción de las formas de sociedad centradas en la mujer y basadas en la solidaridad. Todas sus formas de opresión se basan en el modelo de la tiranía patriarcal. En el curso de la Tercera Guerra Mundial, la agresión contra nosotras como mujeres también se ha intensificado y se vuelven cada vez más mortales. Por un lado, las instituciones estatales están intensificando sus ataques contra las mujeres y los derechos que han sido conquistados por las luchas de las mujeres. Por otro lado, se está agitando masivamente el sexismo dentro de la sociedad. En particular, se utilizan las religiones monoteístas para este propósito. Ya en su época de origen estas religiones definían el estatus de la mujer como potencialmente pecadora y como sirvienta del hombre. Con ello se logró una segunda ruptura entre los sexos en la historia, que definió la opresión de la mujer como su “destino”. También hoy en día, los argumentos religiosos, sexistas y patriarcales están siendo utilizados una vez más para empujar a las mujeres de vuelta a los roles clásicos, para romper su integridad e identidad como luchadoras por la libertad y para privarlas de sus derechos tan duramente ganados. Cuanto más represivo es el Estado contra la población, más brutales son los ataques contra las mujeres. Los asesinatos de la política kurda Hevrîn Xelef, de la artista chilena Daniela Carrasco o de la periodista Albertina Martínez Burgos, o el linchamiento de mujeres indígenas en Bolivia son casos ejemplares de feminicidios por parte de las autoridades estatales sólo en los últimos meses. La violencia masculina contra las mujeres está legitimada por las políticas misóginas sistemáticas de los Estados y va en aumento. Según los informes de la ONU, un total de 87.000 mujeres fueron asesinadas en 2017, y de hecho el número de casos no denunciados es mucho mayor. Dondequiera que el sistema capitalista se imponga, la situación de las mujeres se deteriora. Las mujeres se ven privadas de sus medios de vida, de su impacto social y de su autodeterminación. Las mujeres son aisladas, sometidas a restricciones sociales, privadas de sus derechos y cada vez más expulsadas de todos los ámbitos de la vida. El capitalismo es patriarcal a todos los niveles.

A medida que aumentan los ataques contra las mujeres, las comunidades y los oprimidos a todos los niveles, más, más y más personas en todo el mundo están diciendo “¡Ya basta! Êdî bes e!” y se oponen a estos ataques. Más y cada vez más gente se da cuenta de que el sistema gobernante, que es la causa de las crisis, no tiene nada que ofrecer. Por lo tanto, están buscando alternativas colectivas, sólidamente unidas y ecológicas que valoran la vida, los humanos y la naturaleza y dan sentido a la vida. El Confederalismo Democrático y el paradigma de una sociedad democrática y ecológica basada en la liberación de las mujeres, que fueron desarrollados por Reber APO Abdullah Ocalan, y que han estado avanzando en la lucha revolucionaria y la construcción social en los procesos de la guerra en el Kurdistán durante más de 15 años, son el tipo de alternativa. Esto ha quedado claro especialmente con la participación internacionalista y la amplia solidaridad para la defensa y la edificación de la Revolución de Rojava.

Esto es una espina clavada en el costado de la clase dirigente. Porque quieren hacer creer a toda la humanidad que no hay alternativa a su sistema de opresión y que todos debemos someternos a sus dictados. Pero nosotros hemos tomado nuestra propia decisión contra la elección entre la plaga y el cólera. Insistimos en nuestra Tercera Vía, que significa crear nuestras políticas democráticas, organización de la sociedad y autodefensa con nuestra propia voluntad. Por lo tanto, todas las fuerzas imperialistas regionales e internacionales – a pesar de sus diferencias entre sí – están unidas en su intento de aplastar nuestra lucha por la libertad y nuestro modelo de autonomía democrática. Por esta razón y con esta tarea, el régimen del AKP sigue en el poder y es apoyado por los poderes internacionales. En 2019, el gobierno fascista ilegítimo del AKP intensificó sus ataques contra nuestra lucha de liberación una vez más. El 9 de octubre de 2019, exactamente en el aniversario de la conspiración internacional, empezó otra invasión en Rojava, en el Norte y Este de Siria. Las áreas ocupadas por el ejército turco y sus tropas mercenarias fascistas-yihadistas están sometidas a la arabización, turquización e islamización. En estas zonas se lleva a cabo una política sistemática de cambio demográfico y despoblación. En lugar de la población local nativa, se están asentando allí familias árabes suníes o turcomenas de Turquía, de otras partes de Siria y otros países, la mayoría de las cuales son miembros o simpatizantes de grupos yihadistas. Estos cambios demográficos forzados constituyen un genocidio cultural. Al mismo tiempo, continúan las drásticas violaciones de los derechos humanos de Turquía en la región ocupada de Afrin. El pueblo de Afrin está siendo atacado tanto por las fuerzas yihadistas como por el Estado turco.

El estado de emergencia impuesto a los kurdos en Bakûr y en Turquía también continúa. Ak pueblo no se le permite ni siquiera protestar. Cualquier acción pública está prohibida. La mera expresión de la opinión en la sociedad, en los medios de comunicación son castigados con largas penas de prisión. Las cárceles están de nuevo abarrotadas de kurdos y miembros de la oposición. Los alcaldes kurdos son destituidos arbitrariamente de sus cargos y detenidos por medio de un golpe de estado del AKP contra los gobiernos locales. En lugar de la alcaldes electos, se nombran administradores por la fuerza. La voluntad de la población se declara nula y vacía. Esto lleva a que familias enteras cometan suicidio colectivo porque ya no pueden alimentarse a sí mismos, y mucho menos expresarse. La población está literalmente privada de aliento.La dictadura del AKP habría pasado a la historia hace mucho tiempo si no hubiera sido continuamente apoyada por las potencias internacionales, los que quieren hacer funcionar el AKP para aplastar a los kurdos y a la lucha por la libertad. El AKP ha perdido continuamente la aprobación y el apoyo. El AKP está, literalmente, saqueando el país. Erdogan ha usado su poder para enriquecerse a sí mismo, a su familia y a su camarilla en el poder. La corrupción ya no se puede ocultar, así que Erdogan está luchando ahora por su poder y su vida. Él y su partido también son conscientes de que su fin no puede ser detenido. Por eso cada vez más de sus miembros del partido están dejando el barco que se hunde. Lo que finalmente causó que este barco se hundiera es nuestra lucha y nuestra insistencia en la libertad.

Queridas compañeras y compañeros,

definitivamente estamos pasando por tiempos difíciles. Pero así como toda la historia de la humanidad no es solo la historia de los gobernantes, el presente tampoco es solo el presente de las potencias fascistas, patriarcales y coloniales. Como mujeres, pueblos, clases oprimidas y diferentes grupos sociales, estamos experimentando simultáneamente un nuevo período de despertar y renacimiento. La política de la clase dominante se encuentra con una resistencia masiva en todas partes, la gente ya no tiene miedo. Las protestas masivas que continúan durante meses determinan el carácter de esta resistencia. Juntos se levantan barricadas, se fortalecen las alianzas. Las calles se han convertido en lugares de creatividad, politización y resistencia. Bajo el lema “Viernes para el futuro”, los jóvenes movilizan a millones de personas en todo el mundo en acciones de protesta por la protección del clima y para hacer frente a las empresas. La gente toma las calles, ya sea para denunciar sus malas condiciones de trabajo o para protestar contra la guerra y la destrucción. Protestan y resisten contra la corrupción y la dictadura, contra el patriarcado, la contaminación y por el medio ambiente, contra el racismo y el fascismo. Lo que caracteriza estas protestas es que mucha gente ha perdido tanto su confianza en el Estado, como su miedo al poder del Estado. Cientos de personas han perdido sus vidas durante los últimos meses en protestas masivas en diferentes países del mundo como Irak, Irán, Chile o Bolivia. La gente se niega a permitir que la política se haga sobre sus cabezas en su nombre. Quieren involucrase para tener su opinión, para participar en su formación.

Sin embargo, el garante de una vida sostenible, mejor, más justa y autodeterminada para todas las personas es la lucha por la liberación de la mujer. No es casualidad que Reber APO Abdullah Ocalan haya declarado el siglo XXI como el siglo de la liberación de la mujer. El siglo anterior se caracterizó por las luchas de clases y las luchas de liberación nacional. Ninguno de los dos enfoques tuvo éxito en el desarrollo de la alternativa propagada al sistema, porque la mentalidad patriarcal y las estructuras de poder no fueron suficientemente cuestionadas y superardas. La mujer libre es la principal dinámica de la vida y de la sociedad humana. Una sociedad en la que las mujeres no pueden participar con su libre albedrío en la vida y en todos los ámbitos de la sociedad, es una sociedad que no puede crear su política autodeterminada, su vida comunitaria y su economía. Por lo tanto, está expuesta a todo tipo de opresión y control extranjero. Con nuestros esfuerzos por defender y reactivar una cultura social ético-política, nosotras como mujeres hemos experimentando un despertar esperanzador. Hemos empezado a movernos de nuevo. Y cuanto más nos movemos, más sentimos nuestras cadenas y esto a su vez aumenta nuestra voluntad de romper las cadenas y liberarnos. Después de más de medio siglo, las mujeres de todo el mundo vuelven a salir a las calles en masas. En todas las protestas las mujeres son una fuerza motriz en la vanguardia. “El lugar de la mujer es la revolución” es una consigna que caracterizó las luchas de las mujeres en 2019. La modernidad capitalista sólo se puede hacer retroceder a través de una lucha eficaz promovida a través de organizaciones de mujeres libres e independientes y de una la lucha de mujeres radicales y decididas.

Queridas compañeras y compañeros,

En la actualidad estamos siendo testigos de que el liberalismo, la principal ideología del capitalismo, está empezando a desmoronarse. La indiferencia, el egoísmo y la actitud apolítica profundamente arraigada y paralizante de la sociedad se está desmoronando cada vez más. La necesidad de la colectividad, la solidaridad y la organización son cada vez más importantes para la gente. La mentira capitalista del “fin de la historia” es expuesta por la resistencia del pueblo y la verdad es que el fin de la modernidad capitalista se está produciendo hoy en día. Se hace cada vez más claro que no sólo tenemos el mismo enemigo y oponente, sino que también estamos luchando la misma lucha con los mismos objetivos.Nuestras luchas por nuestros sueños, esperanzas y visiones de libertad, autodeterminación, igualdad y democracia, como mujeres, como pueblos, clases oprimidas, grupos e individuos son los mismos. Sólo podemos tener éxito si nos conectamos y organizamos a nivel mundial. La solidaridad mundial con la liberación de Kurdistán que se expresó en la consigna “Somos tus montañas” y la difusión de la campaña, acciones y pasos de organización en el marco de la campaña “Women Defend Rojava” es muy valiosa y poderosa.

Ahora es el momento de hacer un seguimiento de todo esto y llenar el internacionalismo con un nuevo espíritu y unas nuevas acciones. El internacionalismo del siglo XXI debe ser capaz de pensar, sentir y actuar tanto en el ámbito local como en el universal. El Confederalismo Democrático permite luchar a nivel local o regional, pero relacionar, coordinar y ganar victorias a nivel mundial. Debemos lograr desarrollar y vivir nuestras formas de vida y sociedad alternativas, libertarias y comunales en todas partes sobre la base de la democracia, la ecología y la liberación de las mujeres. Para ello necesitamos mentalidades, organización, relaciones y estructuras de solidaridad que están libres de poder, competencia y pensamiento posesivo.

El 2019 fue un año de resistencia y un año con potencial revolucionario. Todas las señales indican que el nuevo año será aún más conmovedor, más militante, más revolucionario. Nosotros como movimiento nos hemos preparado y armado para los nuevos retos. La lucha común de los pueblos de todo el mundo determinará el resultado de esta batalla de los sistemas: La modernidad democrática o la destrucción capitalista, el socialismo democrático o la barbarie, la liberación de la mujer o los feminicidios… Debemos estar preparadas para un aumento de los ataques, del fascismo y de las guerras. La modernidad capitalista, cada vez más acorralada, tratará de prolongar su existencia por todos los medios, ya sea mediante la violencia o la restauración. Utilizará tanto métodos duros como “blandos”. Tratará de dividir a la gente, para hacer que luchen entre sí, para profundizar la degeneración y el sinsentido de la vida y los valores. Por lo tanto, debemos estar muy alertas, atentos y centrados en nuestra lucha y organización. Cuanto más difundamos nuestras luchas en el nuevo año, más podremos contraatacar con éxito contra los ataques del sistema y dejarlos en la nada. Ninguna lucha debe permanecer desorganizada y sin solidaridad.

En el año 2020, debemos hacer que nuestras acciones sean aún más efectivas y eficientes y ampliar las áreas de nuestras luchas. También debemos ser conscientes de que sólo podremos derrotar con éxito a la modernidad capitalista si superamos todas sus características también en nuestras propias personalidades. Debemos empezar a romper con el sistema en nosotros mismos, en nuestra propia personalidad, para poder luchar con éxito contra el sistema. Debemos ser inmunes al capitalismo y a sus ofertas. Si no conciliamos nuestra lucha política con nuestra personalidad, con nuestro pensamiento, sentimiento y actuación, actuaremos – sin quererlo – a su favor. Por lo tanto, un foco de nuestra lucha en el próximo año debe ser una ofensiva ideológica contra el capitalismo en nuestras personalidades. Esto significa cuestionar, luchar y superar actitudes, modos de vida y características patriarcales, nacionalistas, positivistas y liberales. No podemos luchar de forma creíble por la libertad si nosotros mismos vivimos en relaciones de poder y reproducimos jerarquías. La revolución no es algo que podamos lograr al final de nuestra lucha. Una revolución significa haciendo cambios fundamentales, liberadores, fortalecedores en cada segundo, en cada momento de la vida, en la propia personalidad, en la propia organización, en los propios colectivos y en la sociedad.

Vemos cómo el miedo se extiende entre los gobernantes, ya que la resistencia se está volviendo más y más contagiosa entre los oprimidos. Los gobernantes tienen miedo de las mujeres y hombres organizados, de la gente que quieren vivir autodeterminados, libres y colectivamente. La chispa de la libertad y la llama de la resistencia se están extendiendo por todo el mundo. No debemos dudar ni dejarnos atrapar por los pequeños cálculos. Tenemos una responsabilidad histórica. Esto se aplica no sólo a lo que hacemos, sino también a lo que deberíamos haber hecho y no hicimos. Tenemos grandes metas por delante y confiamos en que juntos ganaremos… para respaldar una vida libre y una sociedad libre.

Con gran determinación, motivación y entusiasmo por las acciones les deseamos a todos un éxito militante y poderoso Año Nuevo.

Jin Jiyan Azadî!

Bijî Serok Apo!

¡Larga vida a la solidaridad internacionalista!

 Comunidades de Mujeres de Kurdistan

Komalên Jinên Kurdistan, (KJK)

31 de Diciembre de 2019

http://kurdistanamericalatina.org/kjk-mensaje-de-ano-nuevo-desde-la-resistencia-en-kurdistan/?fbclid=IwAR28eV5z4xB612Qte6sGCogY5Ib_yvd_EfNRl09nSDMPhlRqHAXUzKnX8hU

Publicado por mujeresylasextaorg

Mujeres que Luchan, adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: