MAGDALENA GARCÍA DURÁN, PRESA POLÍTICA

Magdalena García Durán, mujer indígena mazahua, es una activa integrante de la Otra Campaña. Tiene 48 años y está presa en el Centro de Readaptación Social Santiaguito de Almoloya de Juárez desde el 4 de mayo de 2006. Se le acusa de secuestro equiparado.

 

Enseguida reproducimos parte del testimonio de doña Magdalena sobre la brutalidad policiaca que vivió en San Salvador Atenco:

“Al llegar a la camioneta lo primero que hizo el granadero me jaló las cadenas con fuerza, se dió la vuelta y otro me bajó, agachándome la cabeza, cubriéndomela con un gabán y los otros granaderos me daban patadas, caminamos una gran distancia, llegamos a una camioneta pick up y me arrojaron como costal sobre las demás que venían, no caí bien por lo que me dieron de toletazos, sentía que me ahogaba por que nos encimaban a mucha gente que subían y pesaban mucho. La camioneta se tardó un buen rato ahí y después arrancó hacia un camión, al llegar al camión nuevamente me sometieron con la cabeza agachada para subirme al camión, me gritaban, me insultaban, me apresuraban, querían que caminara encima de los que ya estaban encimados pero como no podía hacerlos, dos granaderos me empezaron a jalar mis trenzas, me empezaban a preguntar mi edad y me insultaron diciéndome que ya estaba ‘pinche vieja para andar en este desmadre’, que iban a matar como perro y me amenazaban con cortarme la cabeza, muchas veces me repitieron eso, me arrastraban de mis trenzas encima de toda la gente hasta llevarme hasta la puerta trasera del camión. Me di cuenta que había muchos heridos y ensangrentados pero terrible pidiendo que se quitaran gente de encima porque sentían que se iban a morir.”

(Testimonio de Magdalena García Durán)

Exigimos su libertad inmediata.

MARÍA LUISA LÓPEZ MORÁN, PRESA POLÍTICA

María Luisa López Morán tiene 40 años y fue detenida brutalmente el 4 de mayo en Acuexcómac, cerca de Atenco. María Luisa es una de las mujeres que denunciaron abuso sexual por parte de integrantes de la Policía Federal Preventiva y de la policía del Estado de México. María Luisa es enfermera, ama de casa y trabajadora en un pequeño comercio familiar. Está presa en el Centro de Readaptación Social Santiaguito de Almoloya de Juárez.

A continuación reproducimos un fragmento de su testimonio sobre lo ocurrido hace casi un año:

“El día 4 de mayo del año en curso, saliendo de mi domicilio dirigiéndome a casa de un familiar en la calle Puebla del poblado de San Francisco Acuexcomac, me agarraron unos granaderos, golpeándome en la cabeza, agachándomela ya ensangrentada; me hace correr entre los camiones y a cierta distancia me entrega con otras mujeres, no sé de qué agrupación, me continúan pegando y haciéndome correr. Al llegar a un camión me tira al suelo y sigue golpeándome, me quitan reloj y celular. Después de un rato me bajan y me pasan a una camioneta, en la cual soy brutalmente golpeada en las nalgas yo, al querer cubrírmelas con las manos, también me las golpearon y me decían que las quitara golpeándomelas. Después de un rato, me volvieron a bajar, subiéndome a otro camión, me echaron al asiento de hasta atrás, junto con otra mujer, ahí seguía ensangrentada y me dijeron que me pusiera la sudadera como toalla; me arrancaron los botones de mi blusa y me apretaron los senos, pellizcándome y jalándomelos fuertemente; me siguieron pegando en la cabeza para mantenerme agachada hasta llegar a este lugar desconocido para mí.”

(Testimonio de María Luisa López Morán)

Exigimos su libertad inmediata.

MARIANA SELVAS GÓMEZ, PRESA POLÍTICA

Mariana Selvas Gómez fue detenida el 4 de mayo de 2006 durante los brutales actos de represión contra el pueblo de Atenco. Mariana es estudiante de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), firmante de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y adherente de la Otra Campaña. Acaba de cumplir 23 años y formaba parte del equipo de salud que acompañó la caravana del Delegado Zero en su recorrido por el país.

En sus propias palabras, esto fue lo que ocurrió el 4 de mayo:

“En nuestro momento de la detención fui sometida por aproximadamente 50 granaderos, los cuales me pegaron a la pared, pusieron mis manos en la nuca, mientras me golpeaban e insultaban entre todos. Me tiraron al piso e igualmente me golpearon, con patadas, con puñetazos, con los toletes y las macanas, me jalaban el cabello, me pisotearon, después me levantaron y entre empujones y golpes me subieron boca abajo en una camioneta de la policía, yo quedé hasta abajo, subieron a muchas personas encima de mí, a las cuales también sometieron, golpearon e insultaron. Como yo iba hasta abajo de todos, en el trayecto se me durmió el cuerpo. Al llegar al camión nos bajaron de la camioneta con golpes. A mí me bajaron arrastrando porque no me podía mover. Al subirme al camión me di cuenta que adentro de éste estaban golpeando a todos. A mí entre golpes, insultos y empujones me comenzaron a manosear; primero los glúteos, luego a frotarme encima del pantalón, después empezaron a preguntar mis datos personales mientras me tocaban mis senos, primero encima de la ropa y luego metiendo sus manos de manera tosca por debajo rompiéndome el brassier y causándome gran irritación en los pezones por pellizcos y jalones.

“…Intentaron quitarme el pantalón pero los golpes de los otros policías no lo permitieron. Durante el transcurso hubo amenazas de muerte, decían que nos iban a desaparecer y que si sobrevivíamos íbamos a parar 80 años encerrados.”

“…No podíamos movernos, si nos movíamos nos golpeaban con saña, una mujer policía se fue parada en mi espalda, se escuchaba cómo abusaban de otras mujeres en mi camión, especialmente a una alemana. Se escuchaba como si estuvieran viendo una película pornográfica, así como insinuaciones de que se iban drogando.”

“…El camino fue muy cansado, no podíamos movernos, íbamos aterrados. Al llegar al penal nos fueron parando a cada uno con golpes e insultos, hicieron que nos cubriéramos el rostro con la playera. Al entrar al penal fue el mismo trato, golpes, insultos. Dábamos cinco pasos y nos volvían a pegar a la pared con la cabeza agachada y nos volvían a golpear.”

(Testimonio de Mariana Selvas Gómez)

Exigimos su libertad inmediata.

CARTA DE ISABEL ALMARAZ, PRESA POLÍTICA

Carta de la compañera Isabel Almaraz Matías, indígena zapoteca de la región loxicha presa desde hace cinco años.

 

Carta de compañera presa:

Oaxaca de Juárez, Oax., a 6 de marzo del 2007

 

A LOS ORGANIZACIONES CIVILES DEMOCRÁTICAS

AL PUEBLO DE OAXACA, DE MÉXICO

PRESENTE:

La que suscribe C. Isabel Almaraz Matìas, indígena zapoteca de la región loxicha; recluida en este centro de reclusión, casi cinco años de estar privada de mi libertad injustamente, por delitos del orden común que no cometí, hoy me permito con todo respeto ante ustedes para expresar lo siguiente:

Al pueblo de Oaxaca y de México una vez más hago de su conocimiento, sigo siendo víctima de una total injusticia por los autoridades judiciales estatales de la administración pasada; por lo que manifiesto mi inconformidad ante los atropellos que sigo siendo objeto; con todo certeza y dignidad digo consciente que jamás cometí el delito que me imputan.

Fui detenida el 25 de junio del 2002 junto con mis dos hijas, fui amenazada física y psicológicamente por los policías ministeriales ya que las autoridades violaron gravemente mis derechos, y hoy me encuentro cautivada sin haber cometido el delito que me acusan.

Ocho de marzo día internacional de la mujer, yo como mujer madre de dos menores de edad, que se encuentran desamparadas de mi lado, infantes que me ponen en una situación difícil, una situación de dolor, de llantos y tristeza, como madre tengo derecho de expresar de todo ser humano. A todas las mujeres de Oaxaca, de México ydel mundo, como mujer valemos mucho de lo que somos siempre hemos sido víctimas de injusticia, de violación como el caso de Ciudad Juárez, Chihuahua; y el caso de San Salvador Atenco que las mujeres fueron detenidas, violadas y encarceladas, violando gravemente sus derechos aunque las mujeres somos las que hemos sufrido más.

A todas las compañeras que están luchando por la libertad de las presas políticas y presos que siempre somos primeras para expresar nadie nos impide nuestros derechos.

He de agradecer, y saludarlas.

Gracias

 

Isabel Almaraz Matías

LISTA DE PRESAS POLÍTICAS

Isabel Almarás Matías (Oax.)

Edith Coca Soriano (Oax.)

Elia Coca Gómez (Oax.)

Hilda Coca Gómez (Oax.)

Blanca Celia Mendoza Ramírez(Oax.)

Gloria Arenas Agis (DF)

Magdalena García Duran (Atenco)

Georgina Edith Rosales Gutiérrez (Atenco)

María del Pilar Romero Hernández (Atenco)

Inés Rodolfo Cuellar Rivera (Atenco)

Norma Aidé Jiménez Osorio (Atenco)

Mariana Selvas Gómez (Atenco)

Suelen Gabriela Cuevas Jaramillo (Atenco)

María de Jesús Martínez Reyes (Guerrero)

Maria Elena Mesino Parra (Guerrero) Azucena Villamar Pasión (Guerrero)

 

POR LOS PRES@S POLITIK@S DE AYER, DE HOY Y DEL MAÑANA

“POR NUESTR@S CAID@S, POR NUESTR@S PRES@S POLITIK@OS Y NUESTR@S IDEALES”

EN OTRO ANIVERSARIO DE LA MASACRE DE ACTEAL

México, DF, a 22 de diciembre del 2006

 

La violencia es uno de los recursos que utiliza los dominadores para seguir preservando el poder, la tortura que utiliza el Estado es una de esas formas de violencia que busca crear un clima de miedo en la población, es una actividad intencional y programada, para producir dolores físicos y psicológicos que dañen la integridad humana.

El estado es responsable de los actos de tortura que se han perpetrado en contra de l@s compañeros y compañeras que se levantan contra el capitalismo y que en su modalidad patriarcal, desde Atenco y ahora en Oaxaca, pretende hacer de la mujer un botín de guerra, con tratos que además de lesionar sus cuerpos como a todos los demás compañeros la agresión sexual se convierta en una forma de tortura.

Las técnicas de “interrogatorios” utilizadas tienen un antecedente, desde el 2004 con la detención de compañeros y compañeras en el marco de la cumbre EU, Latinoamérica y el Caribe, de Guadalajara, que combinaban ya distintas forma de tortura, con la humillación, los ataques lascivos, el desnudar a las compañeras y hacerlas hacer sentadillas, los toques eléctricos en los testículos de los compañeros, el torcer y romper dedos, etc.. fueron algunas de las técnicas utilizadas por parte del gobierno Guadalajara que encabezaba nuestro actual secretario de Gobernación Ramírez Acuña, y del presidente Vicente Fox Quesada y que son muy similares a los ataques que recibieron los compañeros de Oaxaca.

Las mujeres en general, no podemos permitir el seguir viviendo en un país donde a los considerados débiles y pobres se les margina y además si se levantan en contra de esa pobreza y marginación sean torturados y dañados para toda la vida. No podemos permitir que las mujeres que nos levantamos y luchamos por la dignidad y la libertad de nuestro pueblo seamos vistas como un botín para el vencedor y una venganza o castigo contra el enemigo.

El sector mujeres de La otra Campaña enfatizamos que la tortura es un instrumento político de dominación y que la violencia sexual como forma de tortura es un hecho prioritariamente político, que estas formas de torturas no se deben a desviaciones de algunos malos elementos de la policía, sino son ejecutadas de manera premeditada, que son planeadas y que obedecen a mandos superiores. Dando muestra del Poder Patriarcal del Estado mexicano, que tiene como cualidades el ser represor, autoritario, misógino y excluyente

Pero además, la tortura es algo que vivimos todos los días, no solamente al momento de ser aprehendides, la intimidación por parte de los elementos de la policía en marchas y mítines, con el objetivo de condicionar nuestro comportamiento, el espionaje telefónico y de correos, las amenazas de detención por medio de ordenes ilegales expresas a algunos compañeres que los inmoviliza, son parte de la constante en una sociedad supuestamente democrática y plural.

Las diversas amenazas por parte del Estado que limita y cuarta nuestra libertad y que amenazan nuestra integridad como sujetes, no nos inmovilizaran, no estamos dispuestas a tolerarla, ni a quedar nos calladas. La advertencia del Estado para todas y todos aquellos que se levantan para clamar justicia, no constituye una amenaza efectiva para todas aquellas mujeres que estamos dispuestas a construir un país mejor, lucharemos para sacar a todas nuestras presas y presos del país, lucharemos porque allá justicia para todas las asesinadas y desaparecidas, lucharemos porque las mujeres seamos respetadas y no utilizadas, como en los ejércitos de ocupación que cuando invaden en territorio nos convertimos en un botín de guerra.

Denunciamos enérgicamente los abusos sexuales que también se han cometido contra compañeros y los daños ocasionados a los niñes detenidos quienes en Atenco fueron los más torturados y en Oaxaca los detenidos de menor edad, quienes también sufrieron violencia y vieron como violentaban a sus padres y a todos los adultos, además de que muchos de ellos quedaron huérfanos, al detener a sus padres y hermanos en los cateos ilegales.

Cabe señalar que a diferencia de la idea que tenemos de que los policías varones son los que perpetran esta clase de hechos, las mujeres policías en Oaxaca fueron participes y encargadas de llevar a cabo las ordenes de torturas contra mujeres y niñes.

Por la Libertad de Todas y Todos nuestros compañeres presos políticos

Por la presentación con vida y salud de nuestres compañeres desaparecides

Por el cese a la represión

Por el castigo a todos los culpables

por justicia para nuestres compañeres asesinades

Por la dignidad de los pueblos del mundo entero

porque Acteal no se olvida.

Las mujeres no somos un botín de guerra, por el fin del capitalismo, en contra del Patriarcado construyamos otro México.

 

EL SECTOR DE MUJERES DE LA OTRA CAMPAÑA

ABAJO Y A LA IZQUIERDA

CON TODO EL CORAZÓN

ANTE LA BRUTALIDAD EN ATENCO

Pronunciamiento de las Mujeres de la Sexta y la Otra Campaña

mayo del 2006

Por Sector Mujeres de La Otra Campaña

 

A los/as adherentes, simpatizantes de la Otra Campaña, Grupos Feministas, Colectivos, Organizaciones Sociales, a la Comunidad Internacional, a los/as trabajadores/as del mundo, a los y las de abajo y a la izquierda en todos los rincones del planeta.

 

Las compañeras integrantes del sector mujeres de la Otra Campaña denunciamos enérgicamente y condenamos los actos brutales y crímenes de lesa humanidad perpetrados en contra de los detenidos y las detenidas los pasados días 3 y 4 de mayo del 2006, en los municipios de Texcoco y San Salvador Atenco por parte de elementos de la policía federal, estatal y municipal.

 

Por lo anterior manifestamos que el día 3 de mayo se detuvieron a 101 personas de las cuales 22 son mujeres quienes sufrieron fuertes agresiones sexuales, violaciones a sus derechos humanos, entre los cuales hubo, tortura, golpes y vejaciones en sus cuerpos, así como una constante violencia psicológica.

 

Al día siguiente de estos sucesos, 4 de mayo del 2006, se llevó a cabo la ocupación del pueblo de San Salvador Atenco por 4,500 efectivos de la policía mediante la implementación del operativo militar “tapete” (conocido operativo utilizado por todos los gobiernos fascistas como terrorismo de Estado). Esto sucedió cuando las habitantes del pueblo mayoritariamente se encontraban en sus casas, y donde sólo algunos mantenían guardia de manera pacífica cuando se desató el ataque brutal por parte de las “fuerzas del orden publico”, mientras se emprendía la retirada de las guardias comunitarias que se encontraban en la plaza del pueblo de Atenco. Es aquí donde se dan las primeras detenciones arbitrarias e indiscriminadas hacia cualquier persona que transitara por el lugar, además de usar el pretexto de localizar a los supuestos efectivos secuestrados, entraron de forma ilegal a las diferentes casas señaladas desde helicópteros y casas vecinas, a donde llegaron a saquear, golpear, aterrorizar, amenazar y detener a las personas que allí se encontraban dando como resultado la detención de 106 personas más, entre las cuales habían mujeres y niños; de estas 106 personas eran 29 mujeres de diferentes identidades y sectores de la población y nacionalidades. Resaltando también la denuncia de violaciones sexuales y agresiones múltiples a mujeres pobladoras que no fueron detenidas.

 

Dando como consecuencia de estos ataques policíacos el encarcelamiento de 51 mujeres, las cuales fueron tratadas de manera brutal y sujetas de crímenes sexuales, muchas de ellas amas de casa, madres, indígenas, estudiantes, obreras, trabajadoras todas estas de la otra campaña, asi como campesinas vendedoras floricultoras pobladoras de los municipio de Texcoco y San Salvador Atenco.

 

Denunciamos las violaciones sexuales tumultuarias a diferentes mujeres durante su traslado a la prisión.

 

Denunciamos las brutales golpizas, torturas, abusos sexuales y psicológicos de las que fueron objeto todas las mujeres encarceladas y no encarceladas.

 

Denunciamos la inexistente atención médica y psicológica, lo cual es una violación más a los derechos humanos de las mujeres, en cuanto a su salud sexual, reproductiva, mental y emocional.

 

Denunciamos también la incomunicación a la que fueron sujetas desde el momento de su detención ilegal hasta su estancia tortuosa en el penal de Santiaguito de Almoloya.

 

En actos como estos señalamos enérgicamente que las mujeres somos tomadas como botín de Guerra, y en este caso específico botín de una guerra fascista para sembrar el terror de Estado.

 

Denunciamos que los crímenes sexuales cometidos hacia las mujeres son parte de un adiestramiento sistemático de la policía por parte del Estado Mexicano para reprimir, sembrar el terror y desactivar a los movimientos y especialmente la lucha de las mujeres abajo y a la izquierda de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y la Otra Campaña.

 

Denunciamos el carácter fascista y terrorista de las acciones del gobierno en sus diferentes niveles hacia las personas de San Salvador Atenco y en específico a las mujeres de la Sexta y la Otra Campaña, haciendo uso de prácticas de tortura reconocidas en regímenes autoritarios como el de Pinochet en Chile, Videla en Argentina y el de Estados Unidos en las carceles de Abu Graihb en Irak y otros muchos mas en diferentes puntos del planeta.

 

Nos manifestamos en contra de los crímenes de lesa humanidad cometidos contra las compañeras encarceladas y no encarceladas que vivieron las experiencias y daños más atroces de sus vidas, y aunque son imposibles de reparar, por ello mismo, NO podemos dejar impunes.

 

Denunciamos la violación e incumplimiento de lo acuerdos y convenciones internacionales y nacionales en contra de la discriminación, abuso y ejercicio de la violencia hacia las mujeres por parte del Estado Mexicano como firmante de estos.

 

Denunciamos la nula participación, la indiferencia y la falta de credibilidad hacia las denuncias de violaciones sexuales tumultuarias que sufrieron las mujeres encarceladas, por parte de las instituciones gubernamentales dedicadas a la defensa de los derechos de las mujeres, así como también a las comisiones legislativas federales y estatales de equidad de género por la omisión de las mismas.

 

Esto mismo que nos ha pasado, le pasa y le puede pasar a cualquier mujer.

 

Por lo expresado anteriormente exigimos de manera tajante lo siguiente:

 

Desafuero, castigo y juicio político al presidente de México, Vicente Fox Quezada; al secretario de Seguridad Pública Federal, Eduardo Medina Mora; al gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto; al secretario de Gobierno Estatal, Humberto Benítez Treviño; al jefe del Estado Mayor de la PFP, Ardelio Vargas Fosado; al comisionado de la Agencia de Seguridad Estatal, Wilfrido Robledo; al presidente municipal de Texcoco, Nazario Gutierrez.

 

La destitución, fincamiento de responsabilidades y castigo para los policías involucrados en las violaciones y agresiones a las mujeres.

 

En vista de que las instancias oficiales no han garantizado este elemental derecho, exigimos que cubran la atención médica y psicológica apropiada por parte de nuestro equipo profesional de apoyo en estas áreas de manera inmedita, para así satisfacer de una manera mejor las necesidades de las compañeras encarceladas y garantizar la salud integral de ellas, tomando en cuenta el largo proceso que esto conlleva.

 

Exigimos el veto de la comisión de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas al reciente nombramiento de México como su miembro fundador, así como las sanciones necesarias y derivadas a la violación e incumplimiento de los acuerdos y convenciones en contra de la discriminación, abuso y ejercicio de la violencia hacia las mujeres firmado por el gobierno mexicano.

 

Exigimos enérgicamente el alto total de la violencia de estado ejercida sistemáticamente en con-tra de las mujeres en México, que se traduce en violaciones sexuales tumultuarias, feminicidios a lo largo y ancho del país, la depauperización femenina, encarcelamiento, desapariciones y asesinatos de mujeres luchadoras sociales y activistas de derechos humanos.

 

Exigimos el cese inmediato de la guerra y la implementación de tácticas terroristas por parte del Estado Mexicano hacia los y las luchadoras sociales de la Otra Campaña y de otros movimientos.

 

La Otra Campaña: Va!

 

Atentamente

 

Sector Mujeres de La Otra Campaña

 

Abajo y a la Izquierda, con todo el Corazón

 

mujeresyla6a@yahoo.com.mx

DEL SECTOR MUJERES, NIÑAS Y NIÑOS, ADHERENTES A LA SDSL

                                                                          México, D. F., a 25 de abril de 2006

 

A la comandancia del EZLN

 

A las y los adherentes de la SDSL

 

A la población en general

 

Cuando las mujeres decidimos un ¡YA BASTA! y tomamos en nuestras manos la difícil e importante responsabilidad de buscar soluciones a los problemas que nos lastiman, empobrecen,  excluyen, menosprecian, aniquilan emocionalmente, desintegran, y nos roban las esperanzas, estamos desafiando a un sistema patriarcal de poder que promueve la opresión de nuestros cuerpos y voluntades y cuya política represiva de Estado y de Gobierno no se detiene para castigar, reprimir y atentar contra la integridad y libertad de quienes hoy nos atrevemos a expresar sin miedo nuestro derecho a manifestar y cuestionar pacífica, libre y organizadamente las inconformidades de todo aquello que consideramos injusto e inequitativo. Nuestras luchas llevan como finalidad el fortalecimiento de la sociedad, organizaciones y personas, así como la construcción de condiciones de vida igualitarias, sin privilegios para nadie.

 

La otra campaña tiene como uno de sus propósitos fundamentales dignificar las luchas de mujeres y hombres que han sido despojados de su libertad; luchas que merecen todo nuestro respeto y reconocimiento. Es trascendental darles voz  y rostro a quienes permanecen en el aislamiento y en el olvido, mientras que los verdaderos delincuentes: los saqueadores de las riquezas nacionales y del pueblo, asesinos de luchadoras y luchadores sociales, disfrutan de la más cínica y perversa impunidad al amparo de un poder judicial que ve considerablemente recompensado sus favores.

 

Sabemos que las acciones represivas están a la orden del día, listas para ser aplicadas a quienes estén actuando consecuentemente con sus ideales y se rebelen a las formas opresivas y de empobrecimiento del modelo neoliberal.

 

El Estado Mexicano apelará demagógicamente al respeto de los derechos humanos como vía para dirimir los conflictos, en nombre de la “democracia del cambio”, y de esta manera criminalizar la lucha social y justificar detenciones y encarcelamientos, de ahí el compromiso de todas y todos los adherentes a la otra campaña para actuar responsablemente y evitar sectarismos que nos dividan y debiliten la fortaleza de nuestro movimiento nacional.

 

Es desde esta mirada conciente de nuestra clase y de nuestro género que condenamos el sistema capitalista patriarcal y opresor, que desde nuestras distintas condiciones de clase han tratado de diversas formas de desarticular las luchas sostenidas por el pueblo.

 

Es por ello que nosotras no solo como mujeres sino también como luchadoras sociales: amas de casa, indígenas, estudiantes, asalariadas, independientes, jóvenes, niñas, ancianas, sexo-servidoras, obreras, campesinas, lesbianas, etc., hacemos un llamado a todas las organizaciones, sectores, colectivos y personas en lo individual, a que tomen esta lucha como suya y unirse a esta comisión que, con este evento, emprende la campaña nacional por la liberación de todas las compañeras y compañeros presos, la cancelación de las órdenes de aprehensión de luchadoras y luchadores sociales y la aparición con vida de nuestras desaparecidas y desaparecidos.

 

Diseñemos estrategias que nos permitan denunciar públicamente los actos de hostigamiento tanto  al interior como afuera de los penales, de esta manera estaremos presionando a las autoridades y sumando fuerzas organizadamente.

 

 ¡¡ VIVAS SE LAS LLEVARON, VIVAS LAS QUEREMOS VER!!

 

 ¡¡CASTIGO A LAS AUTORIDADES REPRESORAS Y ASESINAS!!

 

 ¡ALTO A LOS FEMINICIDIOS EN CIUDAD JUÁREZ, ESTADO DE MÉXICO Y EN EL RESTO DEL PAÍS!!

 

El sector mujeres de la otra campaña adopta esta lucha como suya también.

 

Atentamente

 

¡¡LAS MUJERES DE LA OTRA CAMPAÑA, ABAJO Y A LA IZQUIERDA CON TODO EL CORAZÓN!!

A %d blogueros les gusta esto: