ANTE LA BRUTALIDAD EN ATENCO

Pronunciamiento de las Mujeres de la Sexta y la Otra Campaña

mayo del 2006

Por Sector Mujeres de La Otra Campaña

 

A los/as adherentes, simpatizantes de la Otra Campaña, Grupos Feministas, Colectivos, Organizaciones Sociales, a la Comunidad Internacional, a los/as trabajadores/as del mundo, a los y las de abajo y a la izquierda en todos los rincones del planeta.

 

Las compañeras integrantes del sector mujeres de la Otra Campaña denunciamos enérgicamente y condenamos los actos brutales y crímenes de lesa humanidad perpetrados en contra de los detenidos y las detenidas los pasados días 3 y 4 de mayo del 2006, en los municipios de Texcoco y San Salvador Atenco por parte de elementos de la policía federal, estatal y municipal.

 

Por lo anterior manifestamos que el día 3 de mayo se detuvieron a 101 personas de las cuales 22 son mujeres quienes sufrieron fuertes agresiones sexuales, violaciones a sus derechos humanos, entre los cuales hubo, tortura, golpes y vejaciones en sus cuerpos, así como una constante violencia psicológica.

 

Al día siguiente de estos sucesos, 4 de mayo del 2006, se llevó a cabo la ocupación del pueblo de San Salvador Atenco por 4,500 efectivos de la policía mediante la implementación del operativo militar “tapete” (conocido operativo utilizado por todos los gobiernos fascistas como terrorismo de Estado). Esto sucedió cuando las habitantes del pueblo mayoritariamente se encontraban en sus casas, y donde sólo algunos mantenían guardia de manera pacífica cuando se desató el ataque brutal por parte de las “fuerzas del orden publico”, mientras se emprendía la retirada de las guardias comunitarias que se encontraban en la plaza del pueblo de Atenco. Es aquí donde se dan las primeras detenciones arbitrarias e indiscriminadas hacia cualquier persona que transitara por el lugar, además de usar el pretexto de localizar a los supuestos efectivos secuestrados, entraron de forma ilegal a las diferentes casas señaladas desde helicópteros y casas vecinas, a donde llegaron a saquear, golpear, aterrorizar, amenazar y detener a las personas que allí se encontraban dando como resultado la detención de 106 personas más, entre las cuales habían mujeres y niños; de estas 106 personas eran 29 mujeres de diferentes identidades y sectores de la población y nacionalidades. Resaltando también la denuncia de violaciones sexuales y agresiones múltiples a mujeres pobladoras que no fueron detenidas.

 

Dando como consecuencia de estos ataques policíacos el encarcelamiento de 51 mujeres, las cuales fueron tratadas de manera brutal y sujetas de crímenes sexuales, muchas de ellas amas de casa, madres, indígenas, estudiantes, obreras, trabajadoras todas estas de la otra campaña, asi como campesinas vendedoras floricultoras pobladoras de los municipio de Texcoco y San Salvador Atenco.

 

Denunciamos las violaciones sexuales tumultuarias a diferentes mujeres durante su traslado a la prisión.

 

Denunciamos las brutales golpizas, torturas, abusos sexuales y psicológicos de las que fueron objeto todas las mujeres encarceladas y no encarceladas.

 

Denunciamos la inexistente atención médica y psicológica, lo cual es una violación más a los derechos humanos de las mujeres, en cuanto a su salud sexual, reproductiva, mental y emocional.

 

Denunciamos también la incomunicación a la que fueron sujetas desde el momento de su detención ilegal hasta su estancia tortuosa en el penal de Santiaguito de Almoloya.

 

En actos como estos señalamos enérgicamente que las mujeres somos tomadas como botín de Guerra, y en este caso específico botín de una guerra fascista para sembrar el terror de Estado.

 

Denunciamos que los crímenes sexuales cometidos hacia las mujeres son parte de un adiestramiento sistemático de la policía por parte del Estado Mexicano para reprimir, sembrar el terror y desactivar a los movimientos y especialmente la lucha de las mujeres abajo y a la izquierda de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y la Otra Campaña.

 

Denunciamos el carácter fascista y terrorista de las acciones del gobierno en sus diferentes niveles hacia las personas de San Salvador Atenco y en específico a las mujeres de la Sexta y la Otra Campaña, haciendo uso de prácticas de tortura reconocidas en regímenes autoritarios como el de Pinochet en Chile, Videla en Argentina y el de Estados Unidos en las carceles de Abu Graihb en Irak y otros muchos mas en diferentes puntos del planeta.

 

Nos manifestamos en contra de los crímenes de lesa humanidad cometidos contra las compañeras encarceladas y no encarceladas que vivieron las experiencias y daños más atroces de sus vidas, y aunque son imposibles de reparar, por ello mismo, NO podemos dejar impunes.

 

Denunciamos la violación e incumplimiento de lo acuerdos y convenciones internacionales y nacionales en contra de la discriminación, abuso y ejercicio de la violencia hacia las mujeres por parte del Estado Mexicano como firmante de estos.

 

Denunciamos la nula participación, la indiferencia y la falta de credibilidad hacia las denuncias de violaciones sexuales tumultuarias que sufrieron las mujeres encarceladas, por parte de las instituciones gubernamentales dedicadas a la defensa de los derechos de las mujeres, así como también a las comisiones legislativas federales y estatales de equidad de género por la omisión de las mismas.

 

Esto mismo que nos ha pasado, le pasa y le puede pasar a cualquier mujer.

 

Por lo expresado anteriormente exigimos de manera tajante lo siguiente:

 

Desafuero, castigo y juicio político al presidente de México, Vicente Fox Quezada; al secretario de Seguridad Pública Federal, Eduardo Medina Mora; al gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto; al secretario de Gobierno Estatal, Humberto Benítez Treviño; al jefe del Estado Mayor de la PFP, Ardelio Vargas Fosado; al comisionado de la Agencia de Seguridad Estatal, Wilfrido Robledo; al presidente municipal de Texcoco, Nazario Gutierrez.

 

La destitución, fincamiento de responsabilidades y castigo para los policías involucrados en las violaciones y agresiones a las mujeres.

 

En vista de que las instancias oficiales no han garantizado este elemental derecho, exigimos que cubran la atención médica y psicológica apropiada por parte de nuestro equipo profesional de apoyo en estas áreas de manera inmedita, para así satisfacer de una manera mejor las necesidades de las compañeras encarceladas y garantizar la salud integral de ellas, tomando en cuenta el largo proceso que esto conlleva.

 

Exigimos el veto de la comisión de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas al reciente nombramiento de México como su miembro fundador, así como las sanciones necesarias y derivadas a la violación e incumplimiento de los acuerdos y convenciones en contra de la discriminación, abuso y ejercicio de la violencia hacia las mujeres firmado por el gobierno mexicano.

 

Exigimos enérgicamente el alto total de la violencia de estado ejercida sistemáticamente en con-tra de las mujeres en México, que se traduce en violaciones sexuales tumultuarias, feminicidios a lo largo y ancho del país, la depauperización femenina, encarcelamiento, desapariciones y asesinatos de mujeres luchadoras sociales y activistas de derechos humanos.

 

Exigimos el cese inmediato de la guerra y la implementación de tácticas terroristas por parte del Estado Mexicano hacia los y las luchadoras sociales de la Otra Campaña y de otros movimientos.

 

La Otra Campaña: Va!

 

Atentamente

 

Sector Mujeres de La Otra Campaña

 

Abajo y a la Izquierda, con todo el Corazón

 

mujeresyla6a@yahoo.com.mx

DEL SECTOR MUJERES, NIÑAS Y NIÑOS, ADHERENTES A LA SDSL

                                                                          México, D. F., a 25 de abril de 2006

 

A la comandancia del EZLN

 

A las y los adherentes de la SDSL

 

A la población en general

 

Cuando las mujeres decidimos un ¡YA BASTA! y tomamos en nuestras manos la difícil e importante responsabilidad de buscar soluciones a los problemas que nos lastiman, empobrecen,  excluyen, menosprecian, aniquilan emocionalmente, desintegran, y nos roban las esperanzas, estamos desafiando a un sistema patriarcal de poder que promueve la opresión de nuestros cuerpos y voluntades y cuya política represiva de Estado y de Gobierno no se detiene para castigar, reprimir y atentar contra la integridad y libertad de quienes hoy nos atrevemos a expresar sin miedo nuestro derecho a manifestar y cuestionar pacífica, libre y organizadamente las inconformidades de todo aquello que consideramos injusto e inequitativo. Nuestras luchas llevan como finalidad el fortalecimiento de la sociedad, organizaciones y personas, así como la construcción de condiciones de vida igualitarias, sin privilegios para nadie.

 

La otra campaña tiene como uno de sus propósitos fundamentales dignificar las luchas de mujeres y hombres que han sido despojados de su libertad; luchas que merecen todo nuestro respeto y reconocimiento. Es trascendental darles voz  y rostro a quienes permanecen en el aislamiento y en el olvido, mientras que los verdaderos delincuentes: los saqueadores de las riquezas nacionales y del pueblo, asesinos de luchadoras y luchadores sociales, disfrutan de la más cínica y perversa impunidad al amparo de un poder judicial que ve considerablemente recompensado sus favores.

 

Sabemos que las acciones represivas están a la orden del día, listas para ser aplicadas a quienes estén actuando consecuentemente con sus ideales y se rebelen a las formas opresivas y de empobrecimiento del modelo neoliberal.

 

El Estado Mexicano apelará demagógicamente al respeto de los derechos humanos como vía para dirimir los conflictos, en nombre de la “democracia del cambio”, y de esta manera criminalizar la lucha social y justificar detenciones y encarcelamientos, de ahí el compromiso de todas y todos los adherentes a la otra campaña para actuar responsablemente y evitar sectarismos que nos dividan y debiliten la fortaleza de nuestro movimiento nacional.

 

Es desde esta mirada conciente de nuestra clase y de nuestro género que condenamos el sistema capitalista patriarcal y opresor, que desde nuestras distintas condiciones de clase han tratado de diversas formas de desarticular las luchas sostenidas por el pueblo.

 

Es por ello que nosotras no solo como mujeres sino también como luchadoras sociales: amas de casa, indígenas, estudiantes, asalariadas, independientes, jóvenes, niñas, ancianas, sexo-servidoras, obreras, campesinas, lesbianas, etc., hacemos un llamado a todas las organizaciones, sectores, colectivos y personas en lo individual, a que tomen esta lucha como suya y unirse a esta comisión que, con este evento, emprende la campaña nacional por la liberación de todas las compañeras y compañeros presos, la cancelación de las órdenes de aprehensión de luchadoras y luchadores sociales y la aparición con vida de nuestras desaparecidas y desaparecidos.

 

Diseñemos estrategias que nos permitan denunciar públicamente los actos de hostigamiento tanto  al interior como afuera de los penales, de esta manera estaremos presionando a las autoridades y sumando fuerzas organizadamente.

 

 ¡¡ VIVAS SE LAS LLEVARON, VIVAS LAS QUEREMOS VER!!

 

 ¡¡CASTIGO A LAS AUTORIDADES REPRESORAS Y ASESINAS!!

 

 ¡ALTO A LOS FEMINICIDIOS EN CIUDAD JUÁREZ, ESTADO DE MÉXICO Y EN EL RESTO DEL PAÍS!!

 

El sector mujeres de la otra campaña adopta esta lucha como suya también.

 

Atentamente

 

¡¡LAS MUJERES DE LA OTRA CAMPAÑA, ABAJO Y A LA IZQUIERDA CON TODO EL CORAZÓN!!

A %d blogueros les gusta esto: